Race Around Rwanda 2021: de carrera de ultradistancia a viaje en bici para deleitarse

Solo quedaba un mes para la carrera de ultradistancia Race Around Rwanda y Eleonora Balbi, que trabaja en el servicio de atención al cliente de komoot, tenía que tomar una decisión. Con todos sus planes europeos para el invierno cancelados o pospuestos, tenía dos opciones: aceptar la invitación de última hora para participar en el evento o enfrentarse a una buena temporada sin carreras ni encuentros organizados que la motivaran.

Tres semanas después, se presentó en Kigali, la capital de Ruanda. Tenía por delante siete días para aclimatarse a la humedad y las altas temperaturas del clima tropical antes de ponerse en marcha. No fue suficiente para prepararse físicamente al 100 %, pero Eleonora tiene experiencia de la que tirar en las carreras de ultradistancia. Además de haber participado en este evento en 2020, este año el formato cambió de carrera a viaje cicloturista debido a las restricciones por la covid-19, así que se dejó llevar por la emoción de disfrutar sin tener que competir.  

Hidratos de carbono con vistas al lago

El nuevo formato de carrera, rebautizado Journey Around Rwanda en su edición 2021, fue un viaje fantástico. Eleonora tuvo cuatro días para descubrir el país a un ritmo mucho más sociable que el que permite una carrera convencional. Las altas temperaturas invitaban a hacer largas paradas para reponer fuerzas y disfrutar de la mejor comida para los ciclistas: los hidratos de carbono. Acostumbrada a las carreras, donde suele comer sin bajarse de la bici, para Eleonora el bufé libre con arroz, patatas, judías y verduras por un precio fijo fue un auténtico lujo. Uno de los días, tuvieron la suerte de almorzar con unas vistas privilegiadas al lago Kivu.

Ruanda sorprende por su paisaje, tanto si estás comiendo a orillas de un lago como pedaleando por una de sus carreteras asfaltadas. En su primer viaje al país, Eleonora descubrió que no tiene mucho que ver con la sabana seca que se imaginan los europeos cuando piensan en África. “Me esperaba un paisaje árido, lleno de caminos polvorientos con socavones, pero enseguida me di cuenta de lo verde que es Ruanda. Cadenas infinitas de colinas exuberantes donde cultivan arroz, té y hortalizas”.

Gemelos (y nervios) de acero

Colinas verdes, asfalto en buen estado… y ciclistas. Uno no puede ir pedaleando por Ruanda sin percatarse del número de pesadas bicis de una sola velocidad, (casi siempre cargadas de leña u otros objetos) y de los hombres que las llevan, fuertes, siempre de buen humor e intrépidos (por no decir impávidos). “Vi ciclistas enfilando unas bajadas de espanto sin más frenos que su pie rozando contra el asfalto. Lo que más me impresionó es lo rápido que van en esas bicis, sobre todo teniendo en cuenta que no hay muchas zonas llanas. En un ascenso, se me puso al lado un ruandés, que me iba marcando el ritmo. Tras unos cinco kilómetros de subida, me sonrió y me dijo:

‘Eh, tía. Buena bici, pero tú lenta’”.

Y aunque la increíble fuerza de otra persona en una bici tan simple despertó una gran admiración en Eleonora, no tardó mucho en darse cuenta de que ella también era bastante especial por estos lares: “A veces, cuando pasaba por pueblos pequeños, me sentía como una famosa. Tenía grupos de niños animándome y corriendo detrás de mí tratando de alcanzarme”. 

Eleonora era toda una atracción para esos niños: no solo era una mujer blanca, sino que, además, montaba en bici por placer, algo que no ocurre muy a menudo en Ruanda. Allí, no es muy común ver a mujeres pedaleando, y casi nadie lo hace por afición. Tras observar el comportamiento local, Eleonora concluyó que para la mayoría de los ruandeses, la bici es una forma de transportar objetos, y montar por diversión es algo insólito. Esto no significa que el ciclismo no exista como deporte en Ruanda, pero es verdad que mucha gente no es consciente de ello.

Un equipo de campeones

El equipo de ciclismo profesional del país, Team Africa Rising, compite a nivel internacional y está financiado por el Gobierno ruandés. Además, es venerado por la comunidad local cercana al centro de entrenamiento de Musanze. “Fue una pasada ver que los ciclistas profesionales locales son auténticos héroes en Musanze. Los conocía todo el mundo, adultos y niños. A estos últimos les encantaba llenarles los bidones de agua cuando paraban”.

También Eleonora tuvo su momento con uno de estos héroes: “El primer día, íbamos en pelotón y llegó un momento en que me quedé atrás. El más joven de los ciclistas ruandeses, Jean-Eric Habimana, se quedó rezagado y me dejó ponerme a su rueda para poder alcanzar a los demás”. Cuando Eleonora le felicitó por el esfuerzo, en vez de quitarle importancia al asunto, el muchacho le explicó con naturalidad que ese era su trabajo: entrenar para ser más rápido que los demás.

A solas con Ruanda

Al margen de la amabilidad de los ciclistas profesionales, Eleonora disfrutó a tope pedaleando por Ruanda a una velocidad pausada y sin la presión de la carrera. A pesar del toque de queda de las 18:00 a las 4:00, tuvo la libertad de organizarse los días a su gusto. Después de dormir toda la noche de un tirón, aprovechaba para salir temprano y marcarse su propio ritmo.

Para mí, las mañanas son el mejor momento en la bici. Al levantarme la primera, puedo estar a solas con la carretera antes de que se despierte el resto del mundo; escuchar el trino de los pájaros y ver salir el sol me carga las pilas para el resto del día. Además, no quería andar con prisas para llegar al hotel antes de las 18:00, así que, al salir pronto, me cundía más el día”.

Por momentos como estos, Ruanda se ha ganado el cariño de Eleonora, que recomienda encarecidamente visitar el país, ¡con o sin bici!


Resumen de los aspectos prácticos

Qué llevar

A excepción de los cambios de este año, como su nombre sugiere, Race Around Rwanda es una carrera de ultradistancia, algo a tener en cuenta a la hora de decidir qué llevar. Eleonora es bastante minimalista, por eso solo viaja con dos bolsas pequeñas: una para el sillín y otra para la barra superior del cuadro. Esto es lo que llevó para el viaje:

  • Crema de sol.
  • Kit de reparación con cámaras de repuesto, bomba, desmontables, multiherramienta, bridas de plástico, cinta aislante, aceite para la cadena y toallitas húmedas.
  • Un segundo culote con tirantes.
  • Manguitos y perneras.
  • Chubasquero.
  • Ropa interior para dormir (por si no lo sabías, los ciclistas llevan los culotes sin ropa interior).
  • Cepillo y pasta de dientes.

Hay quien llevó ropa extra, pero Eleonora es una experta en pedalear durante días sin cambiarse. Guiñando el ojo, asegura que, después de un par de días, ya no se nota el olor.

Planificación y navegación

Komoot fue el planificador oficial del evento y todos los participantes lo usaron para descargarse los tracks en formato gpx. A algunos les vino bien para adaptar el itinerario cuando querían una etapa menos exigente y para buscar posibles atajos. Eleonora lo utilizó, sobre todo, para ver el perfil de elevación del día siguiente y saber cuántos ascensos le esperaban.

Para la navegación, usó un Garmin Edge 530. “Conecté mis cuentas de komoot y Garmin para sincronizar las Rutas fácilmente; solo me hacían falta el teléfono y conexión a internet. Los organizadores del evento nos dieron a todos una tarjeta SIM local con datos, por lo que no tuvimos ningún problema con la sincronización de las Rutas, incluso sobre la marcha. Todas las noches cargaba el Garmin en el hotel y la batería me duraba toda la jornada sin problemas”.

Alojamiento

Simon, el organizador de Race Around Rwuanda, envió a los participantes la información sobre el alojamiento por correo electrónico. Los hoteles estaban reservados con antelación, pero los ciclistas recibían la dirección todas las mañanas. De esta forma, tenían la libertad de organizarse el día a su gusto, siempre que respetaran el toque de queda.

Consejos de Eleonora para viajar en bici por Ruanda

  • Lleva una cámara de aire de repuesto.
  • Bebe suficiente agua y ten cuidado con el sol.
  • Aprende unas palabras de kiñaruanda (el idioma principal del país) para poder hablar un poco con la gente. ¡Les encanta!

¿Quieres ver el itinerario por etapas? Echa un vistazo al viaje de Eleonora en la Colección de komoot Journey Around Rwanda.

Fotos por Nils Laengner

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *