Lael Wilcox: Mi viaje hasta llegar al podio del ciclismo de ultrafondo

Lael Wilcox cautivó al mundo del ciclismo de ultrafondo al ganar la carrera Trans Am en 2016, en la que no solo se impuso a todas las otras mujeres, sino también a todos los hombres. Su trayectoria es increíble: pasó de ser cicloturista a tiempo completo dando pedales por el mundo con su novio a competidora de ciclismo de ultrafondo en pocos años. Detrás de su voz dulce y esa actitud despreocupada esconde un carácter combativo que la ha llevado a convertirse en una de las ultraciclistas de más éxito. Lael usa komoot para explorar las rutas antes de las carreras, planificar sus entrenamientos y, por supuesto, descubrir nuevos rincones por todo el mundo. Pudimos hablar con ella después de la Navad 1000, una carrera ciclista en Suiza que recorre 1000 km y tiene un desnivel positivo de 30 410 m. Una vez más, demostró que es una auténtica fuera de serie: terminó la carrera en 4 días, 10 horas y 6 minutos, convirtiéndose así en la segunda mujer de la historia en completarla y, ya de paso, batiendo el récord de tiempo.

Cuéntanos cómo empezó tu pasión por las bicis.

Empecé a montar a los 20 años para ir y venir al trabajo mientras estudiaba en la Universidad de Puget Sound de Tacoma, en el estado de Washington. Era una distancia de 6 km de ida y 6 de vuelta, estupenda para ir en bici, pero un poco larga para hacerla a pie. Ese mismo año, quería ir a ver a mi hermana a Seattle, pero no tenía los 2,5 $ para el billete de autobús, así que decidí ir en bici. A día de hoy, ese viaje de 70 km me sigue pareciendo el más largo que he hecho en mi vida. Durante esa ruta, tuve una revelación: si pedaleo de una ciudad a otra, puedo recorrer todo el país.

 Cuando terminé los estudios ese mismo año, mi entonces novio Nicholas Carman y yo nos embarcamos en un viaje en bici por todo Estados Unidos. La primera etapa fue de Boston a Montreal y, después, bajamos hasta Cayo Hueso, en Florida. Llegado este punto, nos quedamos sin dinero y sin carretera, así que nos instalamos en la isla y empezamos a trabajar en un restaurante y como conductores de bicitaxi. Conseguimos ahorrar algo de dinero y, unos meses después, nos pusimos en marcha hacia California. Durante los sucesivos 7 años, seguimos alternando las largas temporadas en la bici con breves estancias en sitios donde encontrábamos trabajo y ahorrábamos para la siguiente parte del viaje. Y así es cómo acabamos recorriendo el mundo: 150 000 km en 35 países.

Después de 9 meses pedaleando por Europa del Este, Sudáfrica y Oriente Medio, me apunté a mi primera competición de cicloturismo en 2015, el Holyland Challenge: una ruta para MTB de 1400 km que recorre todo Israel. Era la única mujer y la participante más joven. Cuando me presenté allí con las zapatillas de correr y mi vieja Raleigh de acero con ruedas de 29″ y pedales de plataforma, todo el mundo pensó que estaba loca y que no duraría ni 2 días. 

Nada podía estar más lejos de la realidad: al final del primer día, le sacaba 40 km al segundo y estaba disfrutando como nunca.

Después del Holyland Challenge, me apunté a la Tour Divide, otra ruta para MTB de 4420 km que va de Canadá a México. Me di cuenta de que tenía el tiempo justo para volar de Israel a Alaska, montar una bici decente y hacerme los 3400 km que separan Anchorage de Banff, el punto de inicio de la carrera. Y eso es exactamente lo que hice. Era la primera vez que viajaba sola tanto tiempo y la ruta fue espectacular: me encontré con unos cien osos y pude pedalear con la luz del sol casi las 24 horas del día. Llegué al destino en 19 días y me concedí una semana de descanso antes de empezar la carrera. Terminé en 15 días y medio, superando así el récord femenino anterior de 19 días.

Foto: Rugile Kaladyte

Hemos leído en algún sitio que tu secreto para ganar es dormir menos que los demás (aparte de tener una fuerza sobrehumana, claro). ¿Cómo lo consigues? ¿Te preparas de alguna forma para combatir la falta de sueño?

Normalmente, no duermo menos de lo que lo hace cualquier otra persona. Durante las carreras de ultrafondo, como la Trans Am y la Tour Divide, duermo entre 4 y 5 horas al día. He competido con gente que duerme entre 1 y 3 horas, pero yo necesito una media de 4 en carreras de unas 2 semanas.

En la Navad 1000, dormí 9,5 horas en los 4 días y 10 horas de carrera. La verdad es que no pensaba dormir tan poco, pero me despertaba cada 2 horas. No creo que esa estrategia funcionara en recorridos más largos, pero me fue bien en esa ocasión. Además, mantuvo el suspense hasta el último momento porque Stepan Stransky, que acabó ganando la carrera, y yo estuvimos luchando por el primer puesto todo el rato.

Antes de la Navad 1000, hiciste el recorrido por tu cuenta. ¿Qué ventajas tiene esto? ¿Lo recomendarías?

Me lo pasé en grande haciendo la Navad 1000 antes de la carrera. Fue una oportunidad estupenda para conocer Suiza un poco mejor y explorar el terreno de la ruta, por no hablar del increíble entrenamiento que fue. La Navad tiene un desnivel positivo de 33 000 m y pendientes muy pronunciadas. Si se tiene tiempo, sí que recomendaría explorar el itinerario antes de la carrera. De todos modos, merece la pena hacerla dos veces.


Te vimos luchar con el ganador de la Navad 1000 hasta el final. ¿Estabas más centrada en hacer tu propia carrera o en mantenerte lo más cerca posible para llevarte el primer puesto? En el segundo caso, ¿te motiva ese espíritu competitivo?

Sí que soy competitiva, pero sin olvidarme de pasarlo bien. Me encanta competir con otras personas, pero mi motivación es siempre positiva. Soy totalmente consciente de que, si no me esfuerzo al máximo, me decepciono a mí misma, así que siempre saco lo mejor de mí. Sin embargo, lo más importante siempre es disfrutar de la bici y la experiencia al aire libre.

¿Qué es lo que más te gusta de komoot?

Me gusta lo fácil que es de utilizar. Durante mis primeros viajes en bici, siempre delegaba la planificación de las Rutas.

Con komoot, siento que tengo la suficiente confianza para planificar el recorrido y usar la navegación sin necesidad de llevar mapas o tener que recordar detalles de la ruta.

Cuando estoy centrada en una competición, es muy útil no tener que preocuparme de estas cosas y dejar que komoot haga el trabajo duro.Sigue a Lael en komoot para descubrir Rutas alucinantes en Europa y Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *