El trail running como forma de meditación con Álvaro

Desde los paisajes volcánicos de Lanzarote a la verde sierra madrileña, para Álvaro practicar trail running en el monte es sinónimo de salud física y mental. Al vivir en una ciudad como Madrid, necesita una buena dosis de naturaleza para mantener la cordura durante la ajetreada rutina diaria.

A pesar de vivir en una capital de más de seis millones de habitantes, Álvaro se puede plantar en la sierra en menos de una hora. Uno de los Lugares favoritos de komoot que más le gustan es la Presa del Gasco. Ubicada al noroeste de Madrid, Álvaro la describe como «un sitio increíble en un lugar inesperado». Lo que hace este paraje tan especial es que es una obra de ingeniería inacabada: una presa en medio del valle. El resultado es un fantástico sendero con unas vistas espectaculares del río en el fondo del valle y de las laderas circundantes cubiertas de arbustos.

Como padre que es, Álvaro disfruta mucho del tiempo en familia, pero afirma que es importante tener momentos para él. Por eso le gustan las aventuras por su cuenta.

«Para mí, salir a explorar en plena naturaleza es una forma de meditación, por eso voy a correr solo. Valoro mucho estos momentos a solas»

Aunque el motivo principal de salir al monte es cuidar de su salud física y mental, también le gusta un buen reto que lo obligue a salir de su zona de confort. Una de sus Rutas favoritas de komoot es también una de las más exigentes que ha hecho: la Vuelta al pico Cerler, una carrera a pie en plenos Pirineos que recorre unos 30 km con un desnivel de más de 1000 m.

«Participar en la Vuelta al pico Cerler ha sido el mayor reto al que me he enfrentado en las montañas, pero también el más bonito».

Otra Ruta de komoot que le encanta es Hacha Grande, un recorrido en el que pudo disfrutar a tope del paisaje volcánico por el que Lanzarote es tan conocido. «Me encanta Lanzarote porque no se parece a nada que haya visto antes. Subir a la cima de un volcán y contemplar el mar es una experiencia única».

Y eso es precisamente lo que a Álvaro le gusta de komoot, que le ayuda a descubrir sitios como este y a ir bien preparado para no tener que preocuparse de otra cosa que no sea correr. «Con komoot, tengo la sensación de tenerlo todo bajo control; sé que, pase lo que pase, siempre podré encontrar el camino de vuelta. También me gusta planificar las Rutas en la app y ver lo que me espera en cuanto a tipos de vía y de superficie».

Se fía de komoot hasta tal punto que ha empezado a «salirse del itinerario» para ver qué pasa: «A veces me desvío del recorrido planificado para ver cómo komoot lo recalcula. Es una pasada». De momento, no lo ha decepcionado ni una vez.

Si quieres nuevas ideas de senderos para salir a correr y a hacer caminatas, sigue a Álvaro en komoot aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *